Por qué les da hipo a los bebés y cómo aliviarlo

por que les da hipo a los bebes y como aliviarlo

El hipo en los bebés es un evento común que suele inquietar a los padres, especialmente si ocurre con frecuencia. Sin embargo, en la mayoría de los casos, este fenómeno es inofensivo y desaparece solo. A través de este artículo, proporcionaremos información valiosa sobre las causas del hipo en los pequeñines y compartiremos consejos prácticos sobre cómo aliviarlo.

¿Por qué les da hipo a los bebés?

El hipo en los bebés se debe a contracciones involuntarias del diafragma, un músculo esencial en el proceso de la respiración. Estas contracciones generan un cierre rápido de las cuerdas vocales, produciendo el característico sonido del hipo. A menudo, el hipo se relaciona con la alimentación y puede ser causado por comer demasiado rápido, tragar aire o incluso cambios bruscos de temperatura que afectan al bebé.

Los recién nacidos, en particular, son más propensos a experimentar hipo dado que tienen un diafragma todavía inmaduro, que puede irritarse con facilidad. Aunque el hipo puede parecer molesto, no suele causar incomodidad al bebé y es parte de su proceso natural de crecimiento y desarrollo.

Es importante observar la frecuencia y duración del hipo en los bebés. Si bien es habitual que ocurra, si se convierte en un evento constante y perturbador, podría ser indicativo de otras condiciones que ameriten la evaluación de un pediatra.

¿Es normal que un bebé tenga hipo?

El hipo es un fenómeno normal y común en los bebés. Se considera una parte natural del desarrollo de los recién nacidos y no suele ser motivo de preocupación. El hipo puede ocurrir varias veces al día y es especialmente frecuente en los primeros meses de vida.

Estas pequeñas contracciones son a menudo un reflejo del crecimiento del bebé y de su ajuste a su nuevo ambiente fuera del vientre materno. Además, el hipo puede ser una señal de que el bebé está siendo alimentado adecuadamente y que su organismo está trabajando para expulsar el exceso de aire tragado durante la lactancia.

No obstante, si el hipo se presenta de manera muy frecuente y se acompaña de señales de malestar, es aconsejable consultar con un especialista para descartar otros problemas subyacentes.

¿Cómo puedo quitarle el hipo a mi bebé?

Para aliviar el hipo de un bebé, puedes probar varias técnicas suaves y seguras que pueden ayudar a relajar el diafragma y detener las contracciones. Algunas de estas incluyen:

  • Cambiar la posición del bebé, manteniéndolo erguido durante y después de la alimentación.
  • Ofrecerle un chupete, ya que la succión puede ayudar a relajar el diafragma.
  • Frotar suavemente o dar palmaditas en la espalda del bebé para facilitar la expulsión de aire.
  • Asegurarte de que el bebé eructe adecuadamente después de alimentarse.
  • Si el hipo ocurre fuera de las horas de alimentación, intenta distraer al bebé con un juguete o hablando con él.

Si el hipo es persistente y ninguna de estas medidas parece funcionar, es mejor dejar que siga su curso, ya que en la mayoría de los casos se detendrá por sí solo sin causarle daño al bebé.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *